Joomla TemplatesBest Web HostingBest Joomla Hosting

N° 197 - Las prehistóricas truchas del Lago Strobel

Por Hugo Tello

Pocos días han pasado desde mi regreso del Lago Strobel y todavía sigue fresca en mi memoria las memorables batallas de las gigantescas arco iris, los días de viento furioso y las inolvidables jornadas compartidas entre clientes y amigos.

Esta no fue una temporada más, el lugar más áspero e inhóspito de la Patagonia para pescar, presenta año a año nuevos cambios y desafíos. Desde lo estructural y debido a la importante inversión que se viene haciendo para mejorar caminos y vivienda, como así también el comportamiento de sus truchas que modifican su actitud ante cambios climáticos o por la presión de pesca que hace que las truchas modifiquen sus conductas muy propia de cualquier animal que busca su supervivencia. Pero de algo no hay duda, estas truchas no paran de crecer y siguen siendo la gran atracción de este maravilloso lago color turquesa que deja sin palabras a todo aquel que lo visita, sumado a la virginidad del lugar que apenas esta explorado un 30%.

Si bien la pesca es importante no lo es todo, en lugares tan inhóspitos como el Lago Strobel, sin estructura, sin caminos, sin luz, sin agua, sin víveres y sin un techo, nada tendría el mismo sabor. Originalmente para llegar al lago la única forma era  a través de una huella de carreta y en la cual se llegaba en no menos de 12 hs. de viaje para transitar los 130 km. que hay desde la localidad Gobernador Gregores el pueblo más cercano, lo cual era todo una prueba de resistencia.

DETRÁS DE ESCENA

Hoy en día uno de sus pioneros Don Alberto Rodríguez (81 años) junto a su hijo Angel, en su propiedad “Estancia Lago Strobel” frente al lago arreglaron en parte los caminos e hicieron una solida vivienda donde los pescadores pasan sus días como si una casa con todos los servicios siempre hubiese estado allí. También fueron ellos los que a fines de los ‘90 sembraron en unas 30 lagunas de su humilde propiedad miles y miles de truchas sin imaginar que a los años se convertiría en unos de los pesqueros mas reconocidos del mundo.

Pero toda esa estructura no podría manejarse sola, es ahí donde aparece otro eslabón fundamental en esta cadena, Rubén “el Negro” Ricci, él es la cabeza de toda esta operación, con una gran experiencia de vida adquirida, el “Negro” cumple un sinnúmero de funciones, líder, chofer, mecánico, anfitrión, guía, compañero y siempre muy dispuesto con esa gran sonrisa que lo caracteriza. Él junto a Hernán Pastori el chef, le dan batalla en forma ininterrumpida a toda la temporada, luego se suman otros ayudantes durante la temporada para dar un poco de respiro, como lo es mi caso, al igual que Luciano Rodríguez, Vanesa Ferreyra, Ángel Rodríguez y Mathías Ferreyra, entre todos formamos parte del equipo que lleva adelante esta sacrificada operación.

Como dije al principio de la nota, las truchas también sufren cambios ya que el clima cada vez es más variante y al parecer también afecta su actividad y eso repercute muchas veces en la pesca y se notó en algunas semanas donde se tornó dura por demás en algunas ocasiones. La poca nevada del invierno pasado hizo que el río Barrancoso, único curso de agua del cual depende el lago estuviera casi al borde de su sequía, e impactó directamente en el lago el cual se lo vió más bajo de lo habitual.

PESQUEROS VIRGENES

Pero cosas increíbles siguen pasando en la meseta del Strobel, fue el caso que nos ocurrió junto a Luciano Rodríguez, cuando decidimos por mera curiosidad explorar una de las lagunas que se habían sembrado a principios del año 2000 y jamás se la volvió a visitar ya que no existía camino alguno para llegar a ella. Contábamos con un viejo mapa donde marcaba su ubicación y la fecha de sembrado (15-10-2003) y las 14.000 truchas que ahí puso Alberto Rodríguez. Para dejar testimonio de esta travesía justo en ese momento se encontraban tomando imágenes para su programa Pescavisión, Raúl Sánchez y David Dau, quienes decidieron tomar el reto a riesgo de perder el día y no encontrar la laguna o las truchas.

La travesía desde la estancia nos llevó varias horas ya que debíamos transitar por una vieja y borrada huella donde por parte teníamos que caminar para orientarnos para luego avanzar en la camionetas y no esforzar  los vehículos mientras explorábamos en busca de la laguna. Luciano que iba adelante fue quien como si Colón viera América, grito “allá la veo”. Euforia y alivio fue la sensación en el grupo ya que hacia varias horas que veníamos dando vueltas. Buscamos el mejor paso posible y bajamos hacia la inexplorada laguna. El día era soñado, cero viento y algo nublado con una leve llovizna, la laguna estaba planchada no era muy grande calculo unas 6 hectáreas. La primera impresión fue bajarse sin cañas y mirar a la orilla.

El primer contacto fue algo sorprendente, una imagen casi irreal, a escasos 2 metro de la orilla cientos de truchas que pasaban holgadamente los 4 kg. yendo y viniendo chapoteando por el agua, ¡no se podía creer!!!, lomos fuera del agua y aletas que sobresalían por toda la costa. Los que estábamos contemplando ese espectáculo quedamos boqui abiertos, y lo más extraño que a pesar de la corta distancia las truchas ni se alteraban por nuestra presencia, es más... hasta parece que tenían curiosidad ya que nos movíamos por la costa y más se acercaban a la orilla por donde pasábamos.

Raúl Sánchez que venia documentando todo para su programa no desperdiciaba ni un segundo y sabía que estaba haciendo historia. Muy pocos tienen la suerte de encontrar un lugar virgen con truchas gigantes jamás pescadas y encima poder tomar imágenes de semejante hazaña. Pero todo bien con el avistaje, que no duró mucho porque el grupo de inmediato se abalanzó sobre los equipos de pesca, ya no aguantaban más las ganas de pescar. No había mucho que planificar en cuanto a la pesca, era solo tirar apenas unos metros hacia adelante ya que estaban todas a la mano.

Pedro, el más veterano del grupo fue el primer en debutar y sacar la primera trucha de la Laguna Escondida, fotos, algarabía, filmación y al agua para seguir pescando. De los 8 pescadores ninguno se separó mas de 3 metros uno de otro, no querían pescar ni dejar de ver la pieza del compañero y había tantas truchas y ni se movían del lugar que no hacia falta mucha sutileza. No podría relatar sin quedar como exagerado lo que fue la pesca esa mañana, por suerte David Dau uno de los protagonistas del programa televisivo, se dio el lujo de pescar con todas las modalidad (mosca y spining) y mostrar piques, saltos, corridas, y un sinfín de situaciones en un día soñado.

Otra curiosidad era que se notaban truchas muy longevas y se podía observar en los machos mentones muy pronunciados y algunos tenían filas de dientes bastante mas grandes que lo que habitualmente estamos acostumbrados a ver, no vimos truchas chicas solo grandes, los tamaños eran muy parejos de unos 4 a 5 kg. aproximadamente. En resumen fueron varias las cuestiones que despertaron en mi, asombro y curiosidad y en los años que tengo como guía y pescador jamás vi algo semejante y más cuando hablamos de las truchas, un pez tan aguerrido y a la vez tremendamente desconfiado y complicado para pescar.

UN PERMITIDO

También entre mis días de estadía tuve la posibilidad de explorar un poco más este increíble lugar y darme el lujo de hacerlo de la compañía de Don Alberto Rodríguez, que como dije en otra parte de la nota fue quien sembró las truchas y disparó toda esta fiebre en los amantes de la pesca. Este personaje se mantiene auténtico a sus raíces, siempre se lo ve de bombacha de gaucho, alpargatas, el pucho colgando de su boca y cauto y callado con los desconocidos, pero siempre observando, un criollo de pura sepa que viven en su humilde casa alejado del lujoso lodge de los pescadores.

Por lejos el mejor guía que me pudo tocar y feliz de compartir con alguien al que le tengo mucha admiración y respeto.  En los días que desandamos la meseta del Strobel, fuimos a explorar otras lagunas sembradas y sondear futuros lugares de pesca, me mostró varias lagunas las cuales no dieron los frutos esperados, sectores muy alejados del Río Barrancoso con increíbles postales, gravados indígenas y hermosos tramos de río con buenas expectativas para explorar a futuro y con mas tiempo.

La temporada no fué una más y mientras mas tiempo paso en el Strobel me doy cuenta que menos conozco el lugar, las truchas son cada año más increíbles y a la vez más desafiantes, cada temporada que pasa hay que aprender mas sobre ellas, el lugar es lo más virginal que vi en mi vida y hay mucho para explorar y aprender.

La pesca, el clima, el pique, las truchas, todo es un aprendizaje, pero lo más enriquecedor son los momentos vividos, los nuevos amigos y el reencuentro con otros, el capital humana es el mayor tesoro que me dejo la pesca. Hasta la próxima temporada.

ALBUM DE FOTOS

Excursiones al Lago Strobel

Informes y reservas

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Cel: 03544 15415188

www.pescaserrana.com.ar